Bonitos labios…

aumento de labios

No sé si es una moda o ya una necesidad creada, pero cada vez hay más chicas, véase a diario en Instagram, que han aumentado visiblemente sus labios con la conocida técnica de ‘Relleno de labios con ácido hialurónico’. Atrás han quedado los miedos y condicionamientos debido al desastre que muchas famosas de los 90 se hicieron a sí mismas y a sus labios (sí, todos tenemos una de ellas en particular en el pensamiento) con el boom de la silicona, las agujas y el todo vale.

Casi 3 décadas después, la ciencia ha avanzado y aunque parezca una contradicción, los cirujanos y la medicina estética, plástica y reparadora apuestan hoy en día por resultados naturales, por el estudio previo de las proporciones tanto faciales como corporales de los pacientes y por la exaltación de la belleza natural, manteniendo siempre esos detalles que nos hacen únicas. En este contexto, parece imposible que el aumento de labios, extiéndase también a una operación de nariz o un aumento de mamas, puedan ser armoniosos y discretos, pero después de leer mucho y de documentarme sobre el tema hasta quedarme tranquila, he descubierto muchas cosas…

¿Sabías que los labios también envejecen, perdiendo volumen, proyección y metiéndose hacia adentro? No hablo solo de las arrugas verticales y radiales de expresión, sino que las comisuras orales descienden y se pronuncian, apareciendo los surcos que dan un rictus de amargura a nuestro rostro 🙁

Rejuvenecer los labios con por ejemplo, ácido hialurónico, es una técnica cada vez más solicitada en las clínicas de medicina y cirugía estética por un par de razones (miles te dirán las defensoras), de entre las que destacan su material, que es biodegradable y que ya forma parte de nuestro organismo, por lo que se integra muy bien en el tejido, que permite unos resultados muy naturales y lo más importante, que en menos de un año se elimina…

¡Si lo hubiesen sabido algunas supermodelos!

IMG_1638

También y depende de cada caso, ¡pero este mundo ha avanzado tanto! Hay técnicas de elevación de labios para dar una sonrisa más juvenil y relajada, lifting de labios, injertos de tejido grado, hasta botox para ellos… ¡Madre mía! Y la mayoría de los tratamientos se realizan de forma ambulatoria, con mínima anestesia, sin dolor y casi sin que se note en tu rutina diaria. Para pensárselo.

Hablando de mí, no es que me vaya a someter a corto plazo a una de estas técnicas o intervenciones, ya que siempre he pensado que mis labios están bien. Solo es que como sabéis, estoy terminando una ortodoncia, mis facciones están cambiando un poco y tal vez pueda cerrar este ciclo previniendo su envejecimiento, ya veré si con agujas o sin ellas.

Me apetecía dejarlo por aquí escrito como reflexión, porque sé que os encantan los post de estética y para que me comentéis vuestra opinión al respecto, experiencia personal y datos que se me pasan por alto 😉

¿Qué os parece?

Un abrazo fuerte,

Vane.

 

0 Comments

    Leave a Comment