Básicos para un viaje largo

FullSizeRender 25 copia

Cosas importantes a tener en cuenta para un mes fuera de casa … ¿Qué ocurre cuando tomas la decisión de emprender un viaje “mochilero” por distintas ciudades y países (lo pongo entre comillas porque haré mi propia excepción del término ‘ir con mochila’)? Pues que hay que pensar muy bien en qué llevas, cómo lo llevas y discernir entre lo que realmente importa y no… Si me sigues desde hace tiempo, sabes que ME APASIONA viajar y todos mis esfuerzos emocionales y  monetarios se van en ello…

Además este año tocaba ya liarme la manta a la cabeza e ir a por el reto que me propuse a mí misma el 1.1.2017 ¡sí! el propósito de las campanadas… Me dije: Vane, este año te toca ir sola, darme el lujo de estar por y para mí, enfrentarme a mis miedos y vivir intensamente esa experiencia.

¿Qué país he elegido para el #Vanetour? Pues después de un debate familiar y hacerle caso a los dictados de mi corazón, decidí PERÚ y todo lo que conlleva visitar ese místico y maravilloso país. Antes estaré unos días por las fiestas de Peñafiel, Valladolid y la segunda visita del año a IBIZA, cómo no 😉

¿Cómo arma alguien una maleta con semejante contraste? Pues con un poco de ingenio y tirando mano de la experiencia, que es la madre de la ciencia. Hay objetos y productos comodín que no pueden fallar y vendrán conmigo desde que salga del aeropuerto de Las Palmas hasta que regrese, tanto por su práctico uso como por comodidad. Ellos son:

·  Una almohada mini de plumas, con el antifaz dentro del forro (me quedan horas de avión, de buses, de trenes, de furgonetas, de coche… nunca la dejo atrás, ni si quiera en la hora de Fred Olsen hasta Tenerife, y mi gente lo sabe bien…)

·  Una crema-vaselina multiusos, que me sirva para la sequedad que provoca la cabina del avión, para los talones agrietados, para las cutículas, como bálsamo labial, como perfume en las muñecas… Me encanta la crema universal de Oriflame en formato mini, la de siempre sí 😉

·  2 baterías externas de móvil (cargadas)

·  Protector solar con color, y así de paso me sirve de maquillaje y me proteje (menos espacio y más partido) Uso como sabéis, el compacto de Heliocare.

·  Una barra de labios roja… Llámame coqueta… pero si me haces caso, ya verás cómo la tienes a mano cuando más la necesites, ya sea de colorete para tus mejillas, ya sea para levantar el ánimo o lo que haga falta 😉

·  Una gorra deportiva: fácil de transportar, colgar por un lado del bolso, etc. Sirve para camuflarte y dormir en un avión, para que no te de el sol, para disimular el cansancio y el desastre de tu pelo después de 20 horas de viaje.

·  El formato viaje del champú seco de Gliss, ideal para sentirte fresca y con el pelo limpio en cualquier sitio. Quiero agradecer desde aquí al equipo de Schwarzkopf  la forma en la que me lo han presentado personalmente: con este práctico TravelKit ‘Cabello perfecto’ con la miniatura del champú seco, una toalla de viaje de microfibra, un cepillo Deslia Pro de Beter con aceite de Argán y Keratina con el tamaño ideal para la maleta que hoy enseño en mis fotos.

·  Un fular o pañuelo XL de color neutro multiusos: para el aire acondicionado, como manta, como pareo confortable para apoyarte, como turbante… vale Tutto!

·  Algo para leer... esencialmente esencial: libros, libretos, guías de viajes, revistas, ensayos… Puede ser tu mayor aliado en largas esperas sin internet.

El resto de asuntos ya tienen que ver con moda, complementos, aseo y demás… Pero eso toca en otro post.

¡Prometido!

Vane

FullSizeRender 25

 

FullSizeRender 26 IMG_7773

Llevo bañador de Zaful

Cuñas de Coolway

Blusa de Bershka

Cesta de El Corte Inglés

Sombrero de Oysho 

1 Comments
  • Estmartina

    Responder

    Me encanta! Y lo de la barra de labios roja, para colorete y labios, es buenísima idea. ¿¡Qué tendrá que ver ir de “mochilera” con ir coqueta!? Se puede combinar perfectamente! Que disfrutes de la experiencia, que estoy segura de que será enriquecedora al cien por cien.

Leave a Comment